Skip to main content
x
Submitted by admin on 6 August 2017

Pastor Andy De La Cruz V. Jr.

EL NOMBRE DE DIOS (III MANDAMIENTO)

EXODO 20:7

No tomaras el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.”

 

INTRODUCCIÓN

En todo el contexto de las sagradas escrituras vemos que Dios toma para sí diversos nombres, con el fin de presentar a los hombres los vestigios de su carácter, es decir para que nosotros podamos tener una mejor comprensión de Él.  Sin embargo, la Biblia habla también del "nombre de Dios" en el singular, por ejemplo en Éxodo 20:7, que es el pasaje en el cual mediaremos el día de hoy, el mismo pasaje  dice así:

“No tomaras el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.”

El "nombre" de Dios refleja todo la personalidad de Dios, todo lo que El es, su carácter su esencia.

En la Biblia encontramos muchos ejemplos en los cuales Dios, cambia los nombres de las personas para darles una nueva identidad, esto nos muestra lo importante que es para Dios la esencia del nombre.

Ejemplos:  

  • Génesis 17:5: “ya no se llamara mas tu nombre “Abram”; si no que será tu nombre “Abraham”, porque te e puesto por padre de muchedumbre de gentes.  (de llamarse “Padre” a ser “Padre de multitudes”
  • Génesis 17:15: Dijo también Dios a Abraham. A Sarai tu mujer no la llamaras Sarai, más Sara será su nombre.  (de ser mi princesa a ser “Princesa”, puesto que sería la madre de un pueblo)
  • Génesis 35: 10: Y le dijo Dios: Tu nombre es “Jacob”; no se llamara más tu nombre “Jacob”, sino  “Israel” será tu nombre y llamo su nombre “Israel”. (De ser el Engañador a ser el peleador de Dios)
  • Juan 1:42: Y le trajo a Jesús. Y mirándole Jesús, dijo: Tú eres Simón, hijo de Jonás; Tú serás llamado “Cefas” que quiere decir “Pedro”. (Dios cambio su nombre y carácter a Roca).

Con estos Ejemplos, podemos observar la importancia que Dios da a los nombres de las personas, y nos muestra cuán grande e importante es el propio nombre de Dios, que él no permite que sea utilizado de forma inapropiada.

Las Implicaciones del nombre de Dios:

  1. El nombre de Dios es su auto revelación: Cuando Moisés quería expresar el gran conocimiento que él tenía de Dios dijo: "Yo te he conocido por tu nombre" (Éxodo 33:12).  Cuando Moisés se dio cuenta que los israelitas querían saber en qué consistió la revelación que él iba a traer de parte de Dios, preguntó a Dios por su nombre (Éxodo 3:13). La expresión "por amor de su/mi nombre" en relación a Dios significa "por fidelidad a mis ser revelado en mi nombre" (Ezequiel 20:44; Salmo 23:3 etc.)
  2. El nombre de Dios implica su poder y autoridad. (Los nombres para Dios como Elohim, este nombre expresa a Dios como ser fuerte, supremo, el Dios Creador)(El titulo para Dios Adonai; que significa excelso, exaltado, digno de honra)
  3. El nombre de Dios implica su presencia Activa (El existe y está presente siempre); por eso el nombre propia con el cual Dios se a revelado  Yawé (JHWH) el significado de este nombre está relacionado con la palabra hayah (HYH = ser). La forma antigua de la palabra "ser” era hawah (HWH). La tercera persona singular del imperfecto de esta forma seria yihweh (YHWH), cuya traducción sería: "es” o "será”. En Éxodo 3:14, Dios le dice a Moises: “YO SOY EL QUE SOY) (El que existe desde todos los tiempos, él que  el que será, y cuya auto existencia  está en si mismo)

Este nombre YAWÉ (JEHOVA) sale 6,823 veces en el AT. Los Sacerdotes prohibían la mención de este nombre, se dice que aún los escribas cuando transcribían algún pasaje de los libros del antiguo testamento y se topaban con la mención del nombre de JEHOVA, ellos limpiaban la hoja y utilizaban una pluma nueva, solamente para escribir este nombre, que ellos entendían era Santo.

DESARROLLO DEL SERMÓN

99. Pregunta: ¿Qué nos enseña el tercer mandamiento?

 

Respuesta: Que dejemos de blasfemar  o profanar el nombre de Dios por medio de falsos juramentos y maldiciones, y aún inútiles juramentos; que no nos hagamos partícipes de tan horrendos pecados al callar cuando los oigamos. En una palabra: que no empleemos el santo nombre de Dios, más que con temor y veneración, a fin de que El sea rectamente confesado, invocado y glorificado por nuestras palabras y hechos.

a Lev. 24:15, 16.-b. Lev. 19:12.-c. Mateo 5:37; Santg. 5:12.-d. Lev. 5:1; Prov. 29:34.-e. Jer. 4:2; Isaías 45:23.-f. Mateo 10:32; Rom. 10:9, 10.-g. Salmo 50:15; 1 Tim. 2:8.-h. Col. 3:17; Rom. 2:24; 1 Tim. 6:1.

 

Este Mandamientos nos enseña a no utilizar en vano el Santo Nombre de Dios de las siguientes maneras:

 

  1. A no Blasfemar: ¿De qué Manera en la actualidad puede un creyente, Blasfemar el nombre de Dios? Respuesta: Tomando con liviandad el nombre de Dios, en cualquier momento y circunstancia y antes los incrédulos.

Expresiones utilizadas por los creyentes en la actualidad y que utilizan de forma equivocada el nombre de Dios:

 

  • “Oh my God/oh mi Dios”: cuando algo nos sorprende, o nos causa alegría, se suele decir esta expresión Invocando el nombre de Dios, para cosas que no tienen que ver su carácter. (hay ofertas en el Mall “Oh My good”; Oh my Good, el tren se fue y llegare tarde al trabajo. Otros
  • “Santo /Santo Dios”: a veces hasta de forma chistosas, sin discernimiento algunos pecamos con la mala utilización del bendito nombre de Dios. (Ejemplos: “Santo Dios que tranque mas grande”; Santo Dios, “se quema el pescado”)
  • “Jesús”: este nombre que pertenece al hijo de Dios, el cual ha sido establecido para que toda persona sea salva por él, constantemente es Blasfemado, no solo por los incrédulos sino también por los propios creyentes. (Ejemplos: “Jesús, que difícil esta la vida” “Jesús, la selección de futbol ha perdido.”)

Esto se ha hecho ya una costumbre dañina en los creyentes, si nosotros mismos que conocemos a Dios y lo importante que es su nombre no tenemos el cuidado, no podemos pedirles a los incrédulos que se cuiden de no blasfemar, pues no damos el ejemplo.

  1. No profanar el nombre de Dios por medio de falsos juramentos y maldiciones y aún inútiles juramentos; que no nos hagamos partícipes de tan horrendos pecados al callar cuando los oigamos: (A no Jurar por en el nombre de Dios)

 

Levíticos 19:12: “Y no jurareis falsamente por mi nombre, profanando así el nombre de tu Dios. Yo Jehová.”

 

Mateo 5:33-37:Además habéis oído que fue dicho a los antiguos: No perjurarás, sino cumplirás al Señor tus juramentos. Pero yo os digo: No juréis en ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Dios; ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey. Ni por tu cabeza jurarás, porque no puedes hacer blanco o negro un solo cabello. Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede.”

El Señor Jesús, nos anima, a hablar siempre con la verdad “Nuestro si, si y nuestro No, No”; sin distorsiones ni engaño, el mentir se considera como una ofensa a Dios, en la cual también profanamos su Nombre.

 

El cristiano no debe “Maldecir” a Dios, ni a otras personas sean o no creyentes.

Mateo 5: 44: “Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos.”

El Maldecir, es un fruto en personas no salvas, los hijos de Dios, no podemos tener esta práctica en nuestras vidas, pues esto atenta contra el carácter de Dios, se supone que al Ser Salvo, somos “bendecidos por Dios”; ser bendecido por Dios, significa que llevamos en nosotros su nombre. “Somos sus Hijos, él es nuestro Padre.”  Esto también nos enseña a no participar con los que ofenden el nombre de Dios, a no reinos de chistes en el cual el nombre de Dios es usado de forma satírica, ofensiva o vulgar.

  1. Este Mandamiento nos enseña: que no empleemos el santo nombre de Dios, más que con temor y veneración, a fin de que El sea rectamente confesado, invocado y glorificado por nuestras palabras y hechos.

 

  • El temor a Dios: Proverbios 1:7:El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.”

 

Romanos 2:4:Porque como está escrito, el nombre de Dios es blasfemado entre los gentiles por causa de vosotros.”

 

Nuestra falta de temor, reverencia y respecto a Dios, nos lleva a la deshora de su nombre e ínsita a los no creyentes a blasfemar e irrespetar el nombre de Dios, pues si nosotros “Sus hijos” nos comportamos así, ¿Qué se puede esperar del mundo?

 

De estas maneras que parecen insignificantes deshonramos el nombre de Dios:

  • Con nuestras Palabras: cuando somos groseros, cuando usamos el nombre de Dios para chistes y bromas.
  • Con nuestros actos: cuando nos comportamos de forma inapropiada ante el mundo.
  • Con nuestra indiferencia al ministerio de Dios y su iglesia.
  • Con una falta de compromiso a vivir una vida cristiana pura y fiel.
  • Cuando no tengo ningún tipo de responsabilidad antes mis deberes como creyente (llego tarde a la iglesia, no participo en los compromisos de la iglesia, no practico el compañerismo)
  • Cuando aborrecemos a nuestros prójimos, no ayudamos a los más necesitados.
  • Cuando no somos responsables en nuestros trabajos y profesiones.
  • Cuando descuidamos a nuestros familiares.
  • Cuando descuidamos nuestra vida espiritual.

 

 

Somos portadores del Nombre de Dios; el nos ha hecho sus hijos, por tal razón en cada palabra o acto que decimos o hacemos, estamos afectado de forma directa la honra, la reputación y la estima del nombre de Dios.

 

 

 

 

 

 

 

 

100. Pregunta: ¿Es tan grave pecado el profanar el nombre de Dios por medio de juramentos y blasfemias, que Dios también se enoja contra aquellos que no se opusieron y no lo prohibieron con todas sus fuerzas? Catecismo de Heidelberg

 

Respuesta: Sí  porque no hay mayor pecado ni cosa que a Dios más ofenda que el profanar su nombre, por lo cual mandó que esta maldad fuese castigada con la muerte.  (a. Prov. 29:24; Lev. 5:1.-b. Lev. 24:16.)  

Levítico 24:16: Y el que blasfemare el nombre de Jehová, ha de ser muerto; toda la congregación lo apedreará; así el extranjero como el natural, si blasfemare el Nombre, que muera.”

 

La libertad de expresión, decir lo que uno quiera sin consecuencias, solo es para los hombres pecadores; ante Dios no es así, pues todo daremos cuenta de cada una de nuestras palabras y acciones. Por lo cual Dios a establecido una sentencia para aquellos que blasfeman su nombre él ha dicho en

 

Éxodos 20:7b:porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.”

 

Para todos aquellos que persisten en blasfemar el nombre de Dios, el ha establecido el castigo eterno, la muerte eterna.

Para nosotros, se nos anima a no patrocinar las blasfemias contra el nombre de Dios.

 

JUAN CALVINO (COMENTA)

 

Nos prohíbe aquí abusar de su santo y sagrado Nombre en los juramentos para confirmar cosas vanas o mentiras, pues los juramentos no deben servirnos para placer o deleite, sino para una justa necesidad cuando se trata de mantener la gloria del Señor o cuando es necesario afirmar algo que sirve para edificación.

Y prohíbe terminantemente que manchemos en lo más mínimo su santo y sagrado Nombre; por el contrario, tenemos que tomar este Nombre con reverencia y con toda dignidad, según lo exige su santidad, trátese de un juramento que nosotros pronunciemos, o de cualquier cosa que nos propongamos delante de Él.

Y puesto que el principal uso que debemos hacer de este Nombre es invocarlo, aprendemos qué clase de invocación es la que aquí nos manda.

Finalmente anuncia en este mandamiento un castigo, con el fin de que, quienes hayan profanado con injurias y otras blasfemias la santidad de su Nombre, no crean que podrán escapar de su venganza.

 

101. Pregunta: ¿Se puede jurar santamente en nombre de Dios? Catecismo de Heidelberg

 

Respuesta: Sí, cuando el magistrado  o la necesidad así lo exijan para sostener y confirmar la fe y la verdad, para la gloria de Dios y el bien de nuestro prójimo. Pues tal manera de prestar juramento está fundada en la palabra de Dios  y, en consecuencia, ha sido rectamente empleada por los santos, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento.

  1. Deut. 6:13; Deut. 10:20; Isaías 48:1; Hebr. 6:16.-b. Gén. 21.24; Gén 31:53, Josué 9:15; 1 Sam. 24:22; 2 Sam. 3:35, 1 Reyes 1:29; Rom. 1:9; Rom. 9:1; 2 Cor. 1:23.)

 

John MacArthur (comenta lo siguiente)

 

Dejar de Cumplir un juramento en el que el nombre de Dios hubiera sido invocado de forma legítima, significaba poner su existencia en duda, por cuanto se hacía evidente que la parte culpable no tenia consideración alguna por el Dios cuyo nombre había usado para dar apoyo a su integridad.

Pero para el Creyente en la era de la Iglesia, el uso del nombre de Dios, no es una verificación necesaria de su intención y fiabilidad, por cuanto su vida ha de manifestar veracidad en todas las ocasiones.

 

En todo momento el creyente que actúa de forma veraz, puedo confiar que Dios es su testigo.

 

Algunos Ejemplos en donde se utilizo el nombre de Dios, de forma correcta:

 

  • Romanos 1:9: Porque testigo me es Dios, a quien sirvo en mi espíritu en el evangelio de su Hijo, de que sin cesar hago mención de vosotros siempre en mis oraciones, rogando que de alguna manera tenga al fin, por la voluntad de Dios, un próspero viaje para ir a vosotros.”

 

En este pasaje el Apóstol Pablo invoca el nombre de Dios, como un testigo verdadero, de que habla con la verdad, que tiene una carga sincera por  estos hermanos en Roma, que en sus oraciones el interceder por ellos.

Nótese aquí que Pablo; sujeta su voluntad siempre a la Soberanía de Dios; es decir, en formas más sencilla, Pablo esta depositando su confianza,  deseo y su voluntad a la obra de Dios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

102. Pregunta: ¿Es lícito jurar por los santos u otras criaturas? Catecismo de Heidelberg

 

Respuesta: No. Porque el legítimo juramento es una invocación de Dios, por la cual se le pide, que El, como el que sólo ve los corazones, sea testigo de la verdad, y castigue si el juramento es falso; este honor le corresponde a Él.

  1.  2 Cor. 1:23,   Rom. 9:1.-b.  Mateo 5:34-36;   Santg. 5:12.)

 

Santiago 5:12:Pero sobre todo, hermanos míos, no juréis, ni por el cielo, ni por la tierra, ni por ningún otro juramento; sino que vuestro sí sea sí, y vuestro no sea no, para que no caigáis en condenación.”

En este pasaje de las escrituras, Santiago Hizo hincapié en que la forma de hablar de una persona suministra la evidencia más reveladora de su condición espiritual.

Santiago nos dice que Dios condena toda práctica engañosa de juramento por cualquier cosa que no fuera el Nombre de Dios, porque al Invocar el nombre de Dios se entendía y consideraría de cumplimiento obligatorio.

Mucho más que esto Santiago en este pasaje cita también las enseñanzas de Jesús, promoviendo el hablar de forma directa y verdadera en todo tiempo, con honestidad y sin rodeos, Hablar de otra forma equivale a invitar el juicio divino.

No repitamos las prácticas de este mundo, jurando por otras criaturas, pues esto quita a Dios, como Señor de todas las cosas:

  • Te Juro, por mi madrecita, que aún está viva.
  • Te lo prometo por la vida de mi padre…!
  • Te juro por la salud de mi hijo…!
  • Te lo juro por mi vida..!
  • Te lo juro por la Virgen tal…! O por el Santo fulano…!
  • Que me caiga un rayo hoy si no digo la verdad…!

 

Todo esto son prácticas paganas, idolatras, que ofenden el nombre de Dios.

Somos estimulados por la Santa Palabra de Dios a promover la honra, la gloria y la alabanza al Santo nombre de Dios, y no quitársela honrando a criaturas u otros seres humanos. 

 

 

APLICACIONES

  • Todos los nombres de Dios nos revelan algo sobre él, y nosotros deberíamos honrarlo tomando en consideración todos sus nombres.
  • Mi reverencia ante el Santo nombre de Dios, es una evidencia de mi salvación
  • Mis palabras y actos, también deben ser medios en los cuales se glorifica el nombre de Dios.
  • Dios es el único ser, por el cual se puede invocar como testigo, pues él es el único que conoce el corazón del hombre.
  • La Palabra de Dios, nos anima a siempre hablar con la verdad, nuestro si, si y nuestro no, no.

CONCLUSIONES

Dios se muestra a los hombres por sus nombres como Jehová “Dios auto existente” y Elohin “Dios todo poderoso”, pero él también es Jehová Tireh el Dios que provee. Es el Dios de los ejércitos. Es el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Es el Alfa y la Omega. Es nuestro Maravilloso Consolador, el Dios Todopoderoso, el Padre Eterno, el Príncipe de Paz. Él es nuestra roca y la fortaleza hacia donde podemos acudir y encontrar seguridad. El es el camino, la verdad y la vida. El es la luz del mundo. Él es el pan de vida. Él es la resurrección y la vida. Él es el buen pastor.  Él es el Señor de señores y Rey de reyes. Si no lo honramos con respecto en  cada uno de su nombres, lo estamos deshonrando y quebrando su mandamiento.

 

 

Add new comment

Plain text

  • No HTML tags allowed.
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.
Standard (Image)