Skip to main content
x
Submitted by admin on 6 August 2017

EL MATRIMONIO

 

“QUE NO ES EL MATRIMONIO”

 

  1. El matrimonio No es un arreglo de conveniencia humana. (COMO SE DICE HOY EN DÍA) El matrimonio No fue dise­ñado o planeado por el hombre, no es algo que ocurrió en el curso de la historia humana, como una for­ma conveniente de separar nuestras responsabili­dades respecto a los hijos, etc. En vez de ello, Dios nos dice que Él mismo estableció, instituyó y or­denó el matrimonio al principio de la historia hu­mana (Génesis 2, 3).

 

  1. El hombre no diseño  el matrimonio: Dios diseñó el matrimonio como el elemento fundacional de toda la sociedad humana. Antes de que existieran la Iglesia, la escuela, los nego­cios, Dios instituyó for­malmente el matrimonio, al declarar: «Dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y se harán una sola carne.» Por consiguiente el matrimonio es la primera institución creada por Dios.

 

Si el matrimonio fuera de origen humano, en­tonces los seres humanos tendrían derecho a descartarlos. Pero como fue Dios el que instituyó el matrimonio, sólo Él tiene derecho a eliminarlo. Él nos ha dicho que el matrimonio no dejará de ser hasta la vida venidera (Marcos 12:25; Lucas 17:26, 27). Y el matrimonio no puede ser regulado según el capricho humano. El matrimonio como institución (incluye los matrimonios civiles) está sujeto a las reglas esti­puladas por Dios.  Así que ese cuento de no casarme por la iglesia (religión) para no dar cuentas a Dios, no es cierto, el da el mismo valor a ambas ceremonias de bodas.

 

  1. El matrimonio no es una insti­tución independiente a la sociedad. (es decir que no afecta a la sociedad) Todo lo contrario, el matrimonio ordenado y establecido por Dios es  la base de la sociedad humana. La sociedad misma en todas sus formas depende del matrimonio.

 

El ata­que al matrimonio: que contemplamos hoy  a través de las voces que dicen que es anticuado, primitivo y poco beneficioso, o quienes buscar romper lo establecido abandonando los principios bíblicos y queriendo casar individuos del mismo sexo, lo que están haciendo es en realidad, un ataque a la sociedad humana y a Dios, que edificó la sociedad sobre el matrimonio.

 

El ma­trimonio es, además, el fundamento sobre el cual descansa la Iglesia, como sociedad especial de Dios. Por consiguiente el tener matrimonios fuertes, estables y leales constituye un beneficio a toda la sociedad,  a la familia y a la iglesia.

 

 

  1. El matrimonio no es institución designada para la propagación de la raza humana: Si bien Dios ha ordenado («Creced y multipli­caos»), y esto se debe dar dentro del matrimonio, no significa que este sea el objetivo principal.

 

  1. El matrimonio no es la licencia para la sexualidad. Aunque Dios bendice la sexualidad dentro del matrimonio únicamente, no significa que este sea su objetivo principal

 

 

¿EN QUE CONSISTE EL MATRIMONIO?

¿Qué es el Matrimonio?

 

La respuesta a esta pregunta solo puede ser dada por quien diseño y creo el matrimonio, es decir que debemos ir a lo que Dios dice que es el matrimonio y esto lo vemos en su palabra: Génesis 2:18: «No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.»

        

En otras palabras, la razón del matrimonio es el resolver el problema de la soledad.

El matrimonio fue establecido para que el hombre hubiera compañerismo.

El compañeris­mo, la compañía, pues, es la esencia del matrimo­nio.

“EL MATRIMONIO ES UN PACTO DE COMPAÑÍA”

 

La esencia del matrimonio es la compañía. Dios nos hizo a la mayoría de tal forma que nos sentiríamos solos sin una compañía ínti­ma con la cual poder vivir. Dios proporcionó a Adán una esposa, Eva, no sólo como ayuda, sino como una compañera. Adán, como todos los demás ma­ridos desde entonces, tiene como deber proporcionarle compañía a la esposa. Y esto será el deber de ustedes como esposos a partir de hoy: PROPORCIONARCE COMPAÑERISMO MUTUO.

 

En la Biblia se describe el matrimonio en tér­minos de compañía. En Proverbios 2:17, por ejemplo, se nos dice que «la mujer extraña... abandona al compañero de su juventud, y se olvi­da del pacto de su Dios».[1] El significado bási­co tiene que ver con una relación cercana, íntima. Y esto es exactamente lo que es la compañía en el matrimonio: una relación íntima entre el marido y la esposa.

Las actitudes o acciones «individualista» por parte de uno destruyen la compañía; las ac­ciones o actitudes «sociales» (cálidas, deseo­sas de estar juntos) fomentan la unidad y el compañerismo.

El concepto de matrimonio como compañeris­mo aparece también en Malaquías 2:14: «Porque Jehová es testigo entre ti y la mujer de tu juventud, contra la cual has sido des­leal, siendo ella tu compañera y la mujer de tu pacto.»

        

Ahora bien, la palabra traducida aquí por «compañera» tiene la idea básica de unión o aso­ciación. Un compañero es uno con el cual estamos íntimamente unidos en pen­samientos, objetivos, planes, esfuerzos y en el caso del matrimonio, en cuerpos.

 

Esto es muy profundo, puesto que involucra el renunciar a buscar nuestra propia satisfacción personal (individual) y centrarnos en nuestra asociación (compañía) ya no se trata del hombre (como individuo) si no de el hombre y su compañera y ya no se trata de la Mujer (como individuo) si no de la mujer y su compañero, Ya no se trata de dos individuo si no que en el matrimonio se trata de una unión, un solo ser y un solo cuerpo.  Por eso Dios dijo: Y se unirá el hombre a su mujer y los dos serán una sola carne”

 

 

Andy De La Cruz V. Jr.

 

 

Add new comment

Plain text

  • No HTML tags allowed.
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.